Los nacionales The Barren Gods nos traen Anthems from the Edge of the World, un disco mezclado entre el rock, toques de pop, indie y voces fuertes que encienden su música en la escena chilena.

Ellos tienen un disco mezclado con diferentes colores, donde muestran la experimentación en los diferentes sonidos.

El disco comienza con 21st Century Revolution, tema que nos invita a un álbum lleno de revolución, potencia y rock alocado frente a sonidos enlazados en una voz particular. Un clásico riff de guitarra da espacio para enfrentarse a una voz que va tomando fuerza, guiada por suaves toques de piano, otorgándole esencia al tema. Se siente como una invitación para experimentar en una aventura que debemos descubrir.

Under a Starry Night, canción alegre, con toques tipo The Cure, que logran su identidad. Es una forma que invita a seguir en la fiesta, bajo la sicodelia, rock suave pero efervescente. Pegajoso, colorido y prendido. Se refleja en una tarde verano en los años 60’.

As the Outsider, una melodía misteriosa, oscura pero intrigante. Comienza rápidamente, sin respirar, pero va dando calma hasta volver a la voz icónica. Es uno de los mejores temas del disco, por su estilo, elegancia y originalidad.

La tranquilidad intenta calmar las pasiones de los temas anteriores, Like a ghost, una tonada suave, muy indie pero esencia roquera. Pasividad, pero integral por sus sonidos en la percusión y posterior unión del piano con coros, que otorgan toques de nostalgia.

Un poco stoner, misterioso y extraño, Infinite Calling, brota de su línea pero expresa un arte de experimento, por parte de un bajo que se escucha con fortaleza. Ingresa una tropa de múltiples sonidos mezclados.

Comenzamos este trance emocional con This Motion, mueve la cabeza y guíate por una línea de bajos junto a una percusión que transita por si sola. Buen coro, emocionante y extravagante. Elegancia, suena como un hit pegajoso. Es un tema que se desacata frente al disco. Un éxtasis realizado canción.

Our Children, risas, saltos para bailar al ritmo de buen rock. Sonidos pegajosos, buenos riffs de guitarra que crean una atmósfera psicodélica guiada por la potencia musical.

Tipo blues, elegante, suave y relajante, así suena Sunday Evening Suicide. La melodía que baja el trance de la energía, sin perder la potencia de los temas anteriores. Este tiene colores en sus diferentes melodías, en especial con el juego que cierra al final, subidas y bajas que otorgan su propia marca. The Barren Gods, saben jugar con los diferentes instrumentos para hacerlos uno solo.

El disco comienza a despedirse con un tema melódico, roquero, con tonos clásicos. Empty Soldier, muestra un juego de teclados, velocidad y varios toques creados por ellos. Suena como una armonía suave, un poco melancólica que está reforzada en una voz dura.

Todo tiene su final. Dear Moon, composición que sobresale del disco. Emprende como una despedida tras un largo camino, lleno de experimentos junto a sonidos que nos muestra la energética banda. La canción va tomando otro tono con el paso de los sonidos. Se va poniendo cálida, refugiándose en pequeños solos de guitarra, a través de una voz que emerge de su zona.

Definitivamente, es un final incompleto, que busca una segunda parte para experimentar.
Anthems from the Edge of the World es un álbum que se debe escuchar y disfrutar paso a paso. Nos trae diferentes etapas experimentales que invitan a degustar la nueva escena que presenta The Barren Goods. Escucha este disco y adéntrate en un éxtasis musical.

Escucha el disco entero aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=f6ZuNVYPQBE

 

Por Fernanda Schell.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.