CD REVIEW | Morbid Angel – Altars of Madness (1989): Rituales de iniciación de un género.

I Am Morbid, la nueva agrupación formada a partir de la separación de David Vincent de su banda Morbid Angel, llegará a nuestras tierras el 1 de noviembre de este año. El grupo viene en pos de la celebración del mítico disco debut de Morbid Angel: “Altars of Madness”, el cual cumple 30 años. Esta será una oportunidad única para degustar este abominable disco, interpretado por su bajista y voz original. Como calentamiento me dispuse a re-escuchar esta obra maestra.

 

 

“Altars of Madness” fue una pieza clave en el desarrollo del death metal en la escena de Florida. Death y Possessed habían dado el puntapié inicial a este género musical con sus respectivos lanzamientos, pero a decir verdad estas bandas bebían aún mucho del thrash metal. Por otra parte Morbid Angel llegó con su disco debut, el cual  estaba a otro nivel de oscuridad lo que aportó una piedra más al altar del death metal. “Altars of Madness” es rápido, oscuro, muy grave, cargado de virtuosismo y cambios repentinos, con líricas satánicas mucho más predominantes que en otras bandas hermanas.

 

 

“Immortal Rites” es el tema que da inicio a esta obra con un demoniaco riff mid-tempo para después volverse continuamente más rápida mientras David Vincent ruge plegarias de ritual satánico. “Suffocation” continúa es una de las canciones más rápidas del disco, un título apropiado debido a los sofocantes y frenéticos riffs de Trey Azagthoth y Richard Brunelle. “Visions from the Dark Side” es otra relampagueante pieza, la cual, contiene uno de los sonidos más óptimos  del disco, debido a su versatilidad y que se caracteriza por un comienzo rápido, pero aumentando progresivamente su pesadez. “Maze of Torment” es probablemente la mejor canción del disco, absolutamente todas las secciones brillan, desde el épico intro hasta el brutal cambio de riff y uno de los blast beat más avasalladores jamás grabados, y es que Pete Sandoval no para durante todo el álbum, cabe mencionar que “Maze of Torment” es una de sus clínicas mejor logradas.

“Lord of All Fevers & Plague” aparece con más velocidad descontrolada a lo “Suffocation”, para dar paso al siguiente capítulo, el cual es otro de los más potentes: “Chapel of Ghouls”, con una introducción que no anticipa nada bueno, nos sumergimos en una absoluta cabalgata frenética, con un relato de Vincent sobre como los demonios destruyen “la sagrada capilla”, blasfemia absoluta. Seguimos con la eufórica “Bleed for the Devil”, la canción más corta pero también la más rápida e incesable; 2 minutos y 23 segundos son más que suficientes para una completa aniquilación de riffs cambiantes y blast beats demoníacos.

“Damnation” es otra excelente canción, con numerosos cambios de velocidad, aunque a la vez es una canción un poco más lenta que el resto. “Blasphemy” es otro rápido ataque de death metal que demuestra  lo que Morbid Angel sabe hacer mejor, blasfemar sobre riffs agitados y baterías incansables. “Evil Spells” cierra con broche de oro en lo que parece una segunda parte a los ritos malignos del tema de inicio, como si fuera una declaración final a don satanás.

Este disco es un viaje trastornado por rituales e invocaciones dignas de H.P. Lovecraft, en donde la música es muy rápida, versátil y a la vez  bastante cruda. Los amantes del death metal más producido y moderno  quizás no lo consideren como una gran creación, sin embargo  la gran mayoría de las bandas de este género al momento de componer , sin perder su brutalidad, los tomaron como inspiración así como también a  Death, en la etapa técnica. La música posee muchos matices llamativos, pero más al nivel de los detalles. Morbid Angel,  con los años se volvería una banda más dinámica y  su siguiente placa, “Blessed are the Sick” marca el inicio de una nueva era. A modo personal diría que es cosa de gustos cual disco es el mejor, eso sí, “Altars of Madness” fue el comienzo de una nueva rama del death metal y debe ser valorado en su estilo técnico y creativo, pero a la vez en su lado brutal y primitivo.

Instrumentalmente el disco es excelente, vocalmente David Vincent todavía era un vocalista principiante, el que en un futuro se convertiría en una de las voces más sólidas del death metal mundial. Debido a lo anterior es que no se pueden perder a  I Am Morbid en su próxima  visita a Chile.

David Vincent se ha transformado gracias a su trayectoria y talento en un gran artista  y tener el privilegio de  escucharlo interpretar “Altars of Madness” será  una experiencia emocionante  que marcará un hito dentro de la historia del metal extremo en nuestro país.

Fernando Flores T.

 

Tracklist:

  1. Immortal Rites
  2. Suffocation
  3. Visions from the Dark Side
  4. Maze of Torment
  5. Lord of All Fevers & Plague
  6. Chapel of Ghouls
  7. Bleed for the Devil
  8. Damnation
  9. Blasphemy
  10. Evil Spells

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *