Nine Inch Nails                                      

Bad Witch

The Null Corporation. 2018

     Trent Reznor

El nombre de Nine Inch Nails no debiese ser ajeno para ningún individuo y es de esos proyectos que no necesitan mayor introducción; solo quisiera decir que es una de las bandas más importantes y precursoras de los noventas. Trabajos como el auto destructivo “The Downward Spiral”, el heterogéneo “The Fragil” o el corrosivo y bestial “Broken” estuvieron siempre un paso delante de sus contemporáneos – Ministry, KMFDM, Front Line Assembly, Fear Factory, etc. – y el impacto de estos álbumes tuvieron alcances insospechados, de la noche a la mañana el nombre de NIN estaba en boca de un variopinto número de artistas – Rob Halford, Steven Wilson, Timbaland, Jay-Z, David Bowie – y sus canciones sonaban en estaciones radiales rockeras y en pistas de bailes por igual. Es por esto que cada vez que Reznor – Único miembro de la banda – anuncia nuevo material, la prensa queda expectante.

Siendo francos el último gran trabajo de la banda fue editado en el ’99, aquel ejercicio terapeutico llamado “The Fragile” supuso el fin de una década plagada de clásicos atemporales y dio inicio a otra década no tan brillante y es que ni el rabioso y rockero “With Teeth” – disco que amo-, ni el futurista “Year Zero” lograron generar el impacto de sus obras anteriores. Ni siquiera en su faceta más experimental mostrada en el mastodónico “Ghost I-IV” lograron replicar aquello que los hizo el acto musical más implacable.

Durante esta segunda década Reznor comenzó a ejercer de compositor para cintas como “The Social Network” – el cual lo hizo ganador de un Oscar – en donde compartía este rol junto a Atticus Ross. Estas bandas sonoras sirvieron de guía para los fanáticos de hacia dónde evolucionaría el sonido de Reznor lo cual nos lleva al presente.

Desde el año 2016 Reznor comenzó una trilogía de EP’s que inició con el ruidoso “Not the Actual Events”, una suerte de rock industrial, sucio como antaño, seguido por “Add Violence”, trabajo que tomaría un camino más atmosférico y finalmente este 2018 con la sorpresiva adición de Atticus Ross al, en ese entonces, proyecto personal se lanzó “Bad Witch”. Un álbum que fue concebido como un EP pero que en último momento se transformó en un álbum, según palabras de Reznor, para que no pasase desapercibido en las plataformas digitales.

 Atticus Ross y Trent Reznor

“Bad Witch” de entrada es un álbum más cohesivo que sus antecesores, cuenta con una estructura más definida y definitivamente es el que tiene una mejor elaboración. Mientras que los dos esfuerzos anteriores sonaban como una colección de canciones, “Bad Witch” suena como un todo, como una pieza única que está en constante evolución.

En apenas 30 minutos Reznor y Ross logran condensar una amalgama de sonidos que van desde el típico industrial, pasando por el jazz más ecléctico y el ambient abrasivo, aquel que coquetea con el noise y drone, muy cercano a sus trabajos como compositor de bandas sonoras – “The Girl with the Dragon Tattoo” –. Canciones como “Ahead of Ourselves” o “Shit Mirror” resaltan gracias a la combinación de versos repetitivos que se pierden gracias a las mencionadas intervenciones de noise y el ya típico reverb.

Mientras que otras como las instrumentales “Play the Goddamn Part” y “Im Not from This World” logran dejar una buena impresión gracias a la mezcla de Jazz junto a momentos ambient que recuerdan a los pasajes más sombríos de la banda “Coil”.

Sin embargo las joyas indiscutidas del álbum son “God Break Down the Door” y “Over and Out”. La primera es indudablemente un homenaje a David Bowie y su álbum “Blackstar”, esto se nota desde la forma en la que Reznor canta, parecida en tono a la que Bowie utilizó en aquel álbum, musicalmente no queda atrás, es la canción con el patrón de batería más frenético y repetitivo, además presenta intervenciones de saxofón durante toda la duración de este. La segunda pieza cumple el rol de ser la que cierra este álbum y lo hace de forma sublime, comenzando con una base bastante bailable que poco a poco se pierde para transformarse en una pista melancólica, pasiva, con arreglos que ya son marca de la casa, Reznor nuevamente hace gala de una voz muy parecida a la de Bowie en la era “Low”, dando cierre a esta trilogía.

“Bad Witch” ha traído de vuelta a un Trent Reznor que hace años no escuchábamos, que ha sabido hacer converger sonidos de todos sus proyectos y a la vez ha traído de regreso aquello que hizo grande a la banda, esa hambre voraz por sorprender agregando elementos que no esperábamos oír en la banda de forma orgánica. Todo esto compactado en 6 canciones y 30 minutos de duración.

A estas alturas Reznor no volverá y no necesita lanzar música con el nivel de producción de antaño, eso quedó claro hace muchísimo tiempo y es por eso mismo que “Bad Witch” debe ser recibido como un milagro, su mera existencia es de admirar; es ruidoso cuando debe serlo, atmosférico en justa medida y melancólico en el momento exacto. Es sin lugar a dudas lo mejor que ha sacado este siglo.

Key Tracks: God Break Down the Door, Over and Out, Ahead of Ourselves.

https://open.spotify.com/album/0Q2o6ioxIOlKPvRdG1K5da?si=YkMjQWLnSIiAWceCDMurcg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.