CD REVIEW | Symphony X – Iconoclast (2011): Metal Progresivo puro

Siguiendo con esta maratón, ahora le toca a “Iconoclast” es el octavo álbum de Symphony X  el disco salió el 2011, específicamente  el 17 de junio en Europa, el 21 de junio, en los Estados Unidos y el 28 de junio en Canadá.

Según el vocalista, Russell Allen este disco no cuenta una historia como los dos anteriores, sino más bien tiene una temática, como lo hizo Megadeth con “Dystopia” o Pink Floyd con “Dark Side of The Moon”. Esta temática se repite en las canciones, en este caso, es la idea de que las maquinas tomen el control de todo.

Los dos discos anteriores de esta banda los encontré ambiciosos en el buen sentido, te contaban una historia e experimentaban con sonidos. Este disco no es ambicioso, es un disco de metal progresivo puro, pero no por eso mal disco, aunque es mi menos favorito si lo comparo a “The Odissey” y a “Paradise Lost”.

“Dehumanized” es la primera canción que quiero destacar porque tiene un sonido de metal más nuevo, se nota que Symphony X quiere sonar moderno. Acá lo fuerte son los riffs de guitarras que hacen de esta canción una para mover la cabeza sin parar.

“Children Of A Faceless God” es una canción que tiene a la batería de Jason Rullo de protagonista, que es impecable. Otro punto alto es como se complementa el bajo y la guitarra principal lo que te da un clásico sonido progresivo que al escucharlo por primera vez tiene un toque de Tool.

“Electric Messiah” es el himno de estado de este disco. Es en mi opinión la más pegajosa en temas de ritmo y posee el mejor coro del álbum. La voz de Russell Allen brilla en este tema. La clave es como baja la velocidad cuando entra el coro y se vuelve un poco más lenta, de esa manera cantarla con más fuerza, definitivamente mi favorita.

Con los dos disco anteriores noté una similitud en estos tres discos y es que el tema que cierra es una balada progresiva, bien armada y que termina siendo la mejor canción del disco. “Iconoclast” tiene la canción “When All is Lost”. La canción supera los nueve minutos y esa sensación de escuchar una historia e ir en un viaje que hasta el momento este disco no tenia, lo tiene esta canción, donde toda la banda se complementa y van en la misma dirección.

Este disco es diferente a los otros dos, es débil en la propuesta en comparación a sus dos predecesores, pero como disco meramente de metal progresivo de Symphony X es definitivamente un buen disco.

Ignacio Bataller