Dieron las nueve y media de la noche, la gente comenzaba a entrar para buscar su lugar y apreciar el lanzamiento de Dreaminder de la dupla chilena Magaly Fields en el Cine Arte Alameda.

Un cine antiguo bajo una oscuridad con altas expectativas daba inicio a la velada.

Algunas personas ya instaladas en sus asientos para ver el show, otros haciendo la barra al final o buscando lugar, hasta que se apagan las luces, empieza a sonar una intro proveniente de la Radio Boombox, expresando que comenzaría el dúo. Ambos salieron con sus chaquetas de mezclillas marcadas por las iniciales de la banda. Luego tomaron sus instrumentos y empezó la noche de rock and roll estiloso.

La alegría se hace presente, saludaron al público y un fuerte riff de guitarra dio comienzo a Fever, segundo tema del disco. Las luces se mezclaban al ritmo de una rápida batería que seguía la corriente de las voces en inglés, jugando con un coro pegajoso y veloz, prendiendo la noche. Brindaron por su lanzamiento, para seguir con Nice Touch, donde hay un juego con el pandero, sonando entre pausas entrelazados con la percusión con toda fuerza y estilo. Mientras que unas imágenes extrañas en la pantalla del cine le otorgaba el toque psicodélico a la puesta en escena.

Realizan una pausa e invitan a un viejo amigo de la banda, Lucas Aravena, con quien habían compartido en bandas anteriormente. Utilizando el bajo, tocan Tranmission 1, un tema más tranquilo que suena con una voz gruesa mezclada con las ondas proveniente de Aravena. Diego no perdía el ritmo, marcando estilo con toda su potencia, mientras que Tomás seguía bajo el control de los riffs de guitarra.

Con un público lleno de energía, melodías mezcladas con rock and roll inglés al estilo Magaly. Recibiendo aplausos de la multitud mientras invitaban a Ismael Palma a los teclados, para dar comienzo al tema Le Bijoux, En la mitad del tema, bajo la oscuridad entra el rapero Broko Yotte, otorgando una mezcla entre rap, una guitarra ágil, voces y una potente percusión. Esto sonaba muy particular, saliéndose de la línea. La mezcla creaba otro tipo de sello musical, pasando de ser un dúo a un quinteto eléctrico.

En Purple Eyes, se marchaba Ismael Palma. Luego agradecieron a su sello discográfico, Algo Records, además de recordar a sus bandas compañeras, logrando aplausos y aclamaciones.

Después señalaron que quedaba un tema, “pero si quieren más, podemos seguir” decía Diego mientras que la multitud se expresaba. Los “oh oh” se hacían presente.

Ambos músicos llamaban a la gente a pararse y acercase al escenario para cantar su clásico tema El tiro. La multitud gritaba y saltaban, mientras estaban acompañándolo al lado del escenario. Tomás Stewart jugaba con el público, mientras Diego se convertía en una bala de la batería. Es impresionante como ambos músicos pueden crear un buen sonido con solo un par de instrumentos, además de su actitud en el escenario.

La velada terminó con el guitarrista bajando del escenario, tomando su guitarra y llevándola hacia el hall del Cine. La multitud lo aplaudía. De repente empieza a sonar la caja de la batería a todo volumen. Las personas realizaron un círculo, rodeando al Magaly Fields, junto a su amigo Lur (Los Fictions), quienes comenzaron a tocar un par de melodías para cerrar una noche llena de rock and roll. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.