Arena Puerto Montt – Puerto Montt – 25 de octubre del 2018

Puerto Montt vivió una noche inolvidable. Llena de puro Heavy Metal al estilo Accept.

Muchos sabemos lo difícil que es, que una banda internacional cuando viene a Chile, salga de Santiago. Tras mucho esfuerzo, la productora local HermansProd  con el patrocinio de Corporación Cultural de la Municipalidad de Puerto Montt, DISAM Puerto Montt  y la Embajada de Alemania se la jugaron e hicieron posible esto. Si, un sueño hecho realidad para muchos fanáticos de la banda, que incluso ya tenían los pasajes comprados para ir a ver a su agrupación favorita a Santiago.

La previa estuvo entretenida, siempre es digno de contar, que en cada concierto al que asistes te armas de nuevos y buenos amigos. No falta su cerveza, su cigarrillo y su buena música para minimizar la espera.

A eso de las 19 horas, se abrían las puertas del Arena Puerto Montt, donde los fanáticos de Accept hacían el ingreso lentamente. Desde niños, jóvenes, adultos y hasta personas de mayor edad, iban a ser testigos de una noche que sería inolvidable para los amantes del Heavy Metal del sur de Chile.

Los encargados de abrir esta fiesta, fueron los locales, Sátira, banda que ingresa al escenario con un Setlist corto, demoledor y adecuado al show. La agrupación dio cátedra de por qué fueron elegidos para estar en este histórico día. Con un sonido y puesta en escena impecable, que hacía encender a cada instante al público sureño. Sin duda alguna, una banda digna de ver en alguna otra oportunidad.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Luego, rozando las 20:15 horas, fue el turno de Inquisicion. Cuando hablamos de esta banda, no caben dudas de que estamos mencionando a unas de las grandes del género a nivel nacional. Con  25 años de trayectoria y varios discos editados, fueron sólidos en el escenario, como siempre. Todos coreaban y calentaban motores junto a ellos. Hicieron un repaso de todo el material de su carrera. Un setlist el cual duró aproximadamente una hora, que dejó al público encendido para el plato fuerte de la noche y el que todos estábamos esperando.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Personalmente, es mi primera vez con Accept. Sólo sabía de su tremendo sonido en vivo, basándome en sus DVD’s o conciertos que veía de YouTube. Para mí, algo nuevo, algo digno de comentar y relatar en este review.

En una noche llena de Heavy Metal, no podían faltar los temas de bandas de renombre que suenan siempre de fondo a la espera del plato principal. Sonaba “Turbo Lover” de Judas Priest, coreada por todo el Arena Puerto Montt.  Luego de unos instantes, se apagan las luces, dando la señal de que los alemanes de Accept ya venían al escenario.

Una pequeña introducción daba la señal para que Wolf Hoffmann, Christopher Williams, Uwe Lulis, Mark Tornillo y Peter Baltes salieran al escenario a interpretar “Die By The Sword”, instante en que el público de Puerto Montt, se volvía eufórico al ver a sus ídolos tocando en su ciudad.

Tras esta, le siguen “Stalingrad” y al instante un clásico de 1982  “Restless And Wild”, del álbum que lleva el mismo nombre.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

No nos dejaban respiro alguno. Era el turno de una inesperada, para muchos. “Breaker” hacía, que muchas personas, sobre todo adultos, incluso lloraran de la emoción. Y cómo no, si esta canción es del año 1981, algo que quizás nunca pensaron escuchar en vivo. Todos alrededor mío, coreaban a todo pulmón: He’s a breaker, he will take ya, destroyin’ all around you. He’s a breaker. He’s a taker, he’d kill, maim, destroy to the end.”

Turno de otra que se convirtió poco a poco como una de las indispensables del setlist. “Pandemic”, del álbum “Blood Of The Nations” del 2010, que ya hacían del recinto, una verdadera fiesta.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Tras unas breves palabras de Mark Tornillo, vocalista de la banda, saludando al público presente en este histórico concierto y mencionando que ahora iban a presentar canciones  del último trabajo de la banda, el cual titularon “Rise Of Chaos” lanzado el 4 de agosto de 2017, fue que vino “Koolaid”, “No Regrets” y “Analog Man”, que hicieron que la Arena tuviese sus primeros Mosh Pit.  Le siguieron “Final Journey”, track que cierra el álbum “Blind Rage”, lanzado en agosto del 2014.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

 

Luego se dio paso a una infaltable coreada por todos y que tras unas breves palabras de Tornillo, hablando sobre la Libertad, introdujo: “Shadow Soldiers”, con el “Ohhh ohhh ohhhhhh ohhhh ohhhh ohhhh…ohhhh ohhhh” junto a ese coro del público que acompaña un gran solo de Wolf Hoffmann  y el cual se escuchaba en todos los sectores de la arena.

Tras esto, hubo un momento de receso. Queda Wolf en el escenario y comienza a jugar con el público interpretando solos de guitarra, que incluso incluyó algunos acordes de la Sinfonía No. 40.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Neon Nights”, perteneciente al mítico “Restless and Wild”, era interpretada en el escenario, donde la banda ya se había enamorado de su público.  Me emocionaba el estar ahí, escuchando esas canciones sacadas del baúl de los principios, no de los recuerdos, porque esto da cátedra de que la banda sigue más vigente que nunca y que sí puede tocar canciones de sus inicios. No conformes con eso, era el momento de escuchar “Princess Of The Dawn”, track que también pertenece a este icónico disco.

No había momento para pausas, en seguida vino “Monsterman”, la cual fue grato y digno de escuchar en vivo con ese coro gritado por todos: “I am no monster man, mercy or crime…”, era el momento de volver a saltar y cantar junto a la banda que te influenció en tu juventud.

Si hablamos de clásicos, no podía por ningún motivo, quedar fuera el gran disco “Metal Heart” lanzado en 1985. Es el turno de escuchar “Up To The Limit”, una gran sorpresa para los presentes, que anonadados por la entrega de Accept en el escenario y el setlist  que daban de momento, coreaban y disfrutaban con euforia cada momento junto a la banda. Inmediatamente, “Metal Heart”, desató la euforia. Es acá donde destaco, plenamente, en esta canción, la enorme voz de Tornillo en vivo. Bueno, durante todo lo que iba de show, la banda completa ya me había sorprendido, pero al escuchar esta canción en vivo y en directo, mi cara lo decía todo: “Wow, la cagó”.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Si pensaba que era el principio del fin, estaba equivocado. Tras este himno, venia el turno de dos canciones que volvieron prácticamente locos a los presentes. “Teutonic Terror” la cual alzaba los puños de la banda y los fans.

Tras ello, sonaba la pequeña intro: «Hei–di, heido, heida. Hei–di, heido, heida. Heidi, heido, heidahahahahahahaha…» seguido de un extremadamente hermoso grito al puro estilo Heavy Metal de Mark Tornillo que te llegaba a poner la piel de gallina y el cual indicaba por qué fue el elegido para estar con la banda en esta “Nueva era”.  Hablamos de “Fast as a Shark” , donde nuevamente, se armaban los mosh pit y con un público eufórico dando cátedra de por qué los shows ahora no deben hacerse sólo en Santiago.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Tras un breve receso (o encore como le conocemos), la banda vuelve al escenario. Tornillo saluda al público presente, quienes querían ver más. Y es que sí. Se venía, quizás la mejor parte del concierto y las que todos estábamos esperando para cumplir aquel sueño.

Stampede” hacía oficial el regreso de la banda y el reencuentro con los cientos de sureños que fueron testigos de esta velada histórica.

El cierre que todos esperábamos. “Midnight Mover”, un clásico de clásicos. Un track, que si eres fanático del Heavy Metal, no puede faltar en tu celular y que obviamente fue coreada por toda la arena.

Vino la hora del adiós. Lamentablemente todo lo bueno debe acabar. ¿Una más? Si. Faltaba el broche de oro de la noche. La clásica “Balls To The Wall”,  que en sus primeros acordes desataba la euforia en toda la arena. Ya con una banda despidiéndose de su público, los cuales vinieron a ver a su banda favorita desde distintos puntos del sur de Chile. Al instante y para cerrar esta noche mágica, le sigue «I’m A Rebel«. Una gran sorpresa para muchos, que al ser impresionados por la banda, comenzaron a corear a todo pulmón esta última canción.

Foto: Ignacio Guzmán Urzua ©

Un show notable de principio a fin. Un setlist lleno de clásicos infaltables, nuevas canciones y en general, un repaso por toda esta larga carrera de la banda. La empatía de la agrupación hacia los presentes, realmente algo notable. Accept es una de las pocas bandas que se muestran amables, interactivos y profesionales frente a su gente.

No cabe la menor duda, que algún día, los volveré a ver. Puesto que, el Heavy Metal sigue más vigente que nunca.

 

Live Review por: Alejandro Torres Quezada.-

 

Revisa nuestra galería de fotos pinchando ACÁ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.