Son pasadas las 22:00 horas y comienzan a sonar los primeros acordes de una gran noche. Los encargados de abrir los fuegos fue la banda chilena Gorjeo Seglar, con un estilo único y mucha presencia sobre el escenario.

Destaco las interpretaciones de “La Sima” y de “La Bruja Maldita”.

Es la primera vez que me toca verlos en vivo y mi impresión es de mucha satisfacción al poder comprobar que el estilo de esta banda tiene una base muy sólida en vivo y en directo, nada se dejó al azar, complemento total entre sus integrantes y un cantante que tiene su sello propio. El acierto es total al incorporar un instrumento tan noble como lo es el violín. Su sonido te transporta como al medioevo y es en éste momento donde ya puedo pasar a otro nivel como espectador. Uno busca calidad, nuevas propuestas y Gorjeo Seglar llenó todas mis expectativas, una banda totalmente recomendable para disfrutar en vivo.

Luego de un breve intermedio, es el turno para los también chilenos de Sol Sistere.

Ya son pasadas las 23 horas y la vara ha quedado alta, pero tenía la seguridad  de que mi noche sería extraordinaria de principio a fin, y no me equivoqué.

Estos muchachos me demostraron que el metal más obscuro y lúgubre puede y debe ser hecho de calidad exportable. Una banda que desde el primer acorde me sumió en una atmósfera oscura. Hay melancolía, pero a la vez fuerza interpretativa. Hay velocidad y saben cuando bajar las revoluciones en los momentos exactos.

Son poseedores de un sonido muy atmosférico, ellos saben a que suenan y queda demostrado en la revisión que hicieron de su disco “Unfading Incorporeal Vacuum”.

Con la interpretación de “Death Knell”, he quedado con la impresión de estar en frente de una banda sólida, por que no todas las agrupaciones logran sonar con más potencia que en sus grabaciones de estudio. Sol Sistere, si lo logra y con creces, la batería realmente suena bestial, su vocalista atesora lo más gutural del Black Metal, y las cuerdas machacan acorde tras acorde el salvajismo de un estilo que ellos si saben traspasar al espectador. Casi nada de interacción con el público y así como comenzaron, terminaron su performance cerrando una jornada maravillosa.

Mi experiencia en el evento fue como estar en un desierto y encontrar un oasis, yo entré en el local y estas dos bandas lograron desconectarme del mundo exterior, bandas que saben crear atmósfera y hacerte sentir parte de su extrema entrega. No me queda más que decirle a nuestros amigos de Rock a la Vena, que aún no conocen estas bandas, a que las escuchen, busquen su material y que puedan tener la experiencia algún día, de verlos en vivo.

¡VIVA EL METAL CHILENO!

Gorjeo Seglar y Sol Sistere en Mi Bar, sábado 25 de Agosto 2018.

Review escrito por: Christian Ramírez G.

Revisa nuestra galería del evento pinchando aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.