REVIEW CONCIERTO | La noche de Tim «Ripper» Owens

La noche del 6 de Abril del año 2019, el cantante norteamericano, Tim “Ripper” Owens, se presentó en la ciudad de Puerto Montt, en el escenario del bar y cervecería, BarraBass, el ex-vocalista de Judas Priest interpretó algunos de los más grandes éxitos de la banda británica. Nuestro equipo de Rock a La Vena estuvo presente en este tremendo espectáculo y te contamos todos los detalles en la siguiente nota:

Arribamos al local a eso de las 21:00 horas, cuando entramos, lo primero que pudimos notar fue que había muy poca gente. De una manera rápida y sin que nadie se diera cuenta de su presencia, la banda local, Estigma, se subió al escenario para realizar el montaje de su espectáculo. Luego de media hora preparando el escenario, una pista introductoria, al más puro estilo de Stratovarius, nos indica que el espectáculo esta a punto de comenzar.

Estigma - Tim Ripper
Fotografía por: Ignacio Guzmán

 

Estigma comenzó a tocar a las 21:30 horas frente a muy poca gente, un público frío que no seguía los gestos que el vocalista realizaba. A pesar de que el público estaba en su contra, la banda presentó un show espectacular, su música combinaba ritmos agalopados, típicos del power metal, con melodías rápidas y riffs de guitarra poderosos. Entre las canciones, me gustaría destacar “Prisionero de Ambición” y “Liberación”, ya que, es en estas canciones donde el vocalista, Adolfo Olavarría, pudo mostrar todo su potencial vocal. El conjunto local terminó su show a las 22:00 horas para darle paso a la segunda banda del show, Cuervo.

A las 22:15 la banda Cuervo, oriunda de la ciudad de Temuco, sube al escenario a entregarnos toda la energía de su heavy metal. Se puede notar como el público aumenta, llegando prácticamente a la mitad de la capacidad total del local, además de que aumentó en cantidad, el feeling con la banda también mejoró; la gente estaba mucho más cercana a la banda y a las acciones que el vocalista le pedía que hiciera. Con temas como “El ayer” y “Guerra por la Paz” la banda deja al público muy entusiasmado y con ganas de escuchar más, lamentablemente, el show terminó a las 23:00 horas. Mientras los chicos de  Cuervo comienzan a desarmar su puesta en escena, Tim “Ripper” llega al Barra Bass para preparar el ansiado espectáculo.

Cuervo - Tim Ripper
Fotografía por: Ignacio Guzmán

El local estaba prácticamente lleno, cuando, a las 23:30 horas, Tim “Ripper” Owens y su banda suben al escenario del Barra Bass. En medio de gritos eufóricos del público, el cantante saluda y abre su show con “Metal Gods”, canción que, recordemos, es obra de la banda Judas Priest y está presente en el álbum “British Steel”. A continuación y prácticamente sin dejar al público descansar, Tim comienza a interpretar “Jugulator”, una canción con un estilo mucho más cercano al Groove metal que la anterior. Al finalizar la pieza, un explosivo solo de batería nos adelanta que “Painkiller” está por comenzar.

La euforia aumenta gracias a la energía de “Painkiller”, la velocidad del tema hace que el publico salte y grite de la emoción, además, es una canción en la que Tim puede mostrar todas sus habilidades en los registros vocales más agudos. Después del frenesí provocado por “Painkiller”, el cantante interpreta “Lost and Found”, una canción más lenta, que le da un descanso al público y provoca que el balance sonoro de la noche sea mucho mejor.

Tim Ripper
Fotografía por: Ignacio Guzmán

“Grinder” fue la siguiente canción en el setlist, la que fue seguida por “Hell bent for Leather”, tema en el que el público coreó al unísono, haciendo que Tim sacara su teléfono y comenzara a grabar al público. Esto a mi parecer fue muy bueno, ya que, hace que el público se sienta mucho más cercano al artista. “Hell is Home” fue la canción con la que terminó el “Primer Bloque” del concierto, pues después de que terminó el tema, Tim abandonó el escenario para descansar e “hidratarse”  y  dejó a la banda haciendo una improvisación instrumental liderada por uno de sus guitarristas.

Tim Ripper Guitarrist
Fotografía por: Ignacio Guzmán

Después de su descanso, Tim subió al escenario para  “Living After Midnight”, se notaba como el público comenzaba a moverse cada vez más, llegando a intentar realizar algunos mosh pit que no lograron consolidarse. Uno de los puntos álgidos de la jornada fue cuando Tim interpretó “Breaking the Law”, una de las canciones más conocidas del grupo británico Judas Priest. La gente saltaba, gritaba y coreaba la canción, mientras los más valientes se metían al mosh pit que se había conformado por fin. “Death Row” fue la canción con la que el cantante se despidió del público y la banda descendió del escenario.

 

Tim Ripper Guitarrist
Fotografía por: Ignacio Guzmán

Pero los fans no estaban satisfechos, comenzaron a gritar que el cantante volviera, pasaron unos pocos minutos cuando sus palabras por fin fueron escuchadas, Tim y su banda volvieron a subir al escenario para interpretar “Electric Eye” y “One on One”, después de interpretar este último tema, Tim dio las gracias al público por toda la pasión entregada en el espectáculo y luego se fue, dejando al público mucho más conforme y feliz.

Debo decir que el espectáculo me sorprendió gratamente, la tremenda puesta en escena y la excelente calidad musical de las bandas teloneras fue algo que realmente no me esperaba. A pesar de que no soy muy fanático de Judas Priest, el concierto de Tim fue realmente algo grandioso, donde pude notar la pasión que entrega el metalhead chileno por sus bandas favoritas. Como dato curioso, la presentación de Tim terminó a las 23:30 horas, a la misma hora que comenzó; esto debido a que ese día en Chile la hora se atrasaba una hora a las 00:00, haciendo que la presentación “terminara temprano”.

Tim Ripper - BarraBass
Fotografía por: Ignacio Guzmán

Por: Gabriel Kong
Fotografías: Ignacio Guzmán