REVIEW CONCIERTO | The Exploited en Chile: La noche en que el Punk hizo explotar la Cúpula del Parque O´higgins

El día jueves 6 de junio del 2019, El Teatro la Cúpula del Parque O´higgins fue testigo de uno de los mejores shows de punk de este año de la mano de la banda de hardcore punk británica, The Exploited. Tras 19 años de espera, la agrupación con 40 años de trayectoria volvió a tierras nacionales, pero no estuvieron solos, la banda nacional 10 BOTELLAS fue la encargada de abrir los fuegos de esta jornada.

Nosotros como Rock a la Vena estuvimos presentes y a continuación te contamos todos los detalles que necesitas saber de esta extraordinaria velada.

Antes que las puertas del recinto fueran del abiertas, se apreciaba a los primeros fans de la banda, con su clásicos mohicanos de colores compartiendo algunos bebestible necesarios para todo recital punk.

Siendo las 20:00 hrs aproximadamente,  sube al escenario la banda nacional 10 BOTELLAS, quienes fueron los encargados de iniciar lo que sería una noche simplemente espectacular. En los casi 40 minutos que duró su show, desataron la locura en la mayoría de los asistentes debido esencialmente a su seguridad y desplante sobre el escenario, además fueron bastante amables al saludar a sus fans y amigos que se encontraban entre el público. Finalizando el show se evidenciaba la actitud de la gente, ya que se escuchaba cada vez más y más los “Oi! Oi! Oi! Exploited!”.

Foto: Diego Ojeda ©

Terminada la presentación de 10 BOTELLAS, comienzan a afinarse los últimos detalles de la esperada presentación de The Exploited. A eso de las 20:50 hrs la banda dio inicio a su show con “Let´s Start a War”, lo que claramente sería una señal clara de lo que ocurriría más adelante. Cabe destacar, que la positiva recepción del público se notó desde el primer momento, por lo que el mosh y el pogo no tardaron en hacerse presentes.

Luego de ese primer mazazo, continuaron  canciones como “Fightback”, track del disco “Beat The Bastards”, “Dogs of War” tercer sencillo que lanzó la banda , “The Massacre” canción del mismo álbum del mismo nombre y el clásico “UK 82” del álbum “Troops of Tomorrow”.

Foto: Diego Ojeda ©

Uno de los momentos más álgidos de la noche fue en “Chaos in My Life”, donde el público encendió la primera bengala de la noche, simultáneamente desde el otro lado un extintor también era parte del espectáculo , lo cual creó una atmósfera de guerra y caos, ideal para el ambiente que se vivía. Sin embargo, luego de esto un miembro del staff  les indicó al público que no utilizaran extintores, ya que, Wattie sufría las consecuencias al respirar ese aire.

Foto: Diego Ojeda ©

Sin lugar a dudas, un público muy loco y eufórico con el regreso de esta gran banda icono en el género punk.

La jornada seguiría con “Dead Cities”, “Alternative” y “Rival Leaders” para luego dar paso a un cover de otra emblemática banda del género y que hace poco se presentó en nuestro país. Hablamos de “Troops Of Tomorrow” de la agrupación The Vibrators.

La noche sigue clásico tras clásico. La banda ataca con “Noize Annoys”, “Never Sell Out” y “I Believe In Anarchy”. El Teatro La Cúpula era una caldera.

Foto: Diego Ojeda ©

Ya entrando en la mitad del concierto, la banda sigue interpretando canciones que han marcado su larga trayectoria. “Holiday In The Sun”, “Beat The Bastards” y “Cop Cars”, esta última, haciendo referencia claramente a la policía.

Venía el turno de “Porno Slut”, coreada por todos los asistentes al concierto. Luego un clásico que no podía faltar en este setlist. “Fuck The System”, donde muchos de los asistentes, levantan el “dedo del medio” haciendo referencia a su descontento con el sistema. Y cómo no, si de eso se trata este movimiento.

Disorder”, “Army Life” y “Fuck The USA”, comenzaban a cerrar esta increíble velada Punk. Los focos ya se comenzaban a apagar, pero antes de eso, venía la parte final del setlist y quizás lo mejor de la noche.

Foto: Diego Ojeda ©

Ya para cerrar la noche, Willie Bucham se levanta de su batería, toma el micrófono y entre una mezcla de inglés y español saluda a los motherfuckers y señala que necesita “dos o tres personas” para la siguiente canción. Sin más que agregar, comienzan a sonar los acordes de “Sex & Violence”, lo que desató la locura de todo el teatro, el público totalmente  excitado comenzó a subir al escenario -incluso el infaltable perro chileno llegó al escenario- dejando a la banda perderse entre el tumulto que cantaba y bailaba, hasta que solo se escuchaban los tambores de la batería. Luego de terminada la canción, la incertidumbre se dejaba ver entre los asistentes, que no sabían si esto continuaría o no. Cosa que no sucedió, dando fin a una jornada de música, pogo y punk.

Foto: Diego Ojeda ©

En palabras generales, fue un show totalmente espectacular, donde no fue raro ver zapatos, chaquetas e incluso, pantalones volando a través de los aires, producto de la euforia y energía desplegada por todos los asistentes. Aunque el show no finalizó como se pensaba dejó a todos los presentes más que conformes.

Wattie Buchan y compañía, dejaron más que claro que a pesar del paso del tiempo, siguen entregando la misma calidad musical y energía que hace 40 años.

Produce: Korova booking & management

Escrito por: Diego Ojeda

Revisa la galería completa de fotos ACÁ