Sangre, Sudor y Guitarras: La historia del Thrash Metal en Chile

El Metal, música que espanta a algunos y hace perder los estribos a otros, género músical que solo sus fanáticos pueden reconocer a la distancia y volverse locos. Es así, como muchas veces hemos  escuchado hablar de la historia de grandes bandas, ejemplo de ello son Iron Maiden, Black Sabbath, Motörhead, Slayer y cómo estas influyeron en el Metal actual.

Ahora bien, hablemos de otra historia, la del Thrash Metal Chileno, sin duda, Chile es uno de los precursores de este estilo en Latinoamérica. Bandas como Necrosis, Massacre, Pentagram, Sadism, entre otras, son las que dan forma a la historia que hoy contamos.

Además, existen obras literarias sobre este tema como “Retrospectiva al metal chileno (1983-1993)” y “Pájaros Negros, El heavy Metal Chileno”.

La llegada del Thrash al País:

Por ese entonces, Chile se encontraba en plena dictadura lo que hacía difícil conocer las nuevas tendencias musicales. Debido a esto, según nos relata Andrés Padilla, solo algunos tenían acceso al  Thrash Metal y por lo general eran jóvenes adinerados,  los cuales viajaban al extranjero y conocían las nuevas tendencias musicales, compraban revistas y vinilos, es por esto que, muchas tiendas abren sus puertas en los barrios altos, comenzando hacerse popular entre los jóvenes de distintos estratos sociales. Pocos fueron los que se atrevieron a entrar a este mundo, considerando la represión Iglesia-Estado que se vivía en ese entonces. Sin embargo, dentro de esos pocos no podemos dejar de mencionar al gran Anton Reisenegger, icono del Thrash junto a su banda Pentagram, creadores de canciones emblemáticas como “Demoniac Possession” o “Fatal Predictions”, esta es una de las primeras bandas a nivel nacional en sobresalir, además de consolidarse con el tiempo como una de las más influyentes de Latinoamérica. Anton en una entrevista para Nación Rock contó cómo fue su primer recital y como conoció el metal:

“Creo que mi primer show en serio, fue el Metal Holocaust I (donde tocó Pentagram, Massacre también, Rust, Belial, Crypt y Nimrod) que fue en Diciembre del ’85, cuando yo ni siquiera había cumplido los 16 años, estaba a punto de cumplirlos. Y bueno, qué “querís” que te diga, la escena era súper precaria, cada banda llevaba un amplificador y la batería se armaba de a dos, para tener más bombos (risas). En cuanto a conseguir material, claro, estaba Rock Shop, pero obviamente los discos no eran baratos, uno se compraba un disco al mes quizás y después la cosa era intercambiar—que era una cosa media peliaguda por cómo te trataban los discos—o irse grabando las cosas en casettes

Y lo primero que escuché no me acuerdo exactamente, porque como que me fui metiendo de a poco en el tema del metal, recuerdo que mis hermanos escuchaban bandas como Queen, Status Quo, UFO y “huevas” por el estilo, y a mí me gustaron, me llamaron la atención, entonces después yo tuve un compañero en el colegio, con el que íbamos en expediciones de búsqueda, íbamos a las tiendas del centro, pero en la mayoría de ellas no se podían escuchar los discos, entonces “teniay” que guiarte por las carátulas un poco, a las que a veces le achuntaba, pero en otras te “ensartabay” heavy también, era entretenido. Por esos tiempos conocí a AC/DC, Iron Maiden, Judas, Black Sabbath…yo creo que una de las primeras “huevás” que me llamaron la atención fue una vez que tocaron en la radio el “Live Evil” de Black Sabbath entero, y esa “huevá” me impresionó harto, y como los riffs eran más o menos fáciles, yo ahí en la guitarra acústica intenté sacarlos y caché que se podía” (Avendaño R, Nación Rock, 2018)

Primeras tocatas ilegales:

Surgen entre el 83 y 85. Lugares como la Sala Lautaro, El Aguilucho y el Gimnasio Manuel Plaza forman los cimientos de este nuevo estilo en Chile. Las tocatas que habían aquí estaban llenas de locura, violencia y alcohol, era un caos total, debido a la gigantesca represión que existía en el momento, provocaba la interrupción de los shows y en algunos casos muchos de los artistas fueron detenidos.  A esto se refirió Andrés Padilla creador del ya mencionado libro “Retrospectiva al metal chileno (1983-1993) en una entrevista para The Clinic:

«Los pacos de la dictadura eran heavy. Iban a todos los recitales y los paraban. Se iban, por lo menos, 50 hueones presos. Además, como los hueones iban a carretear a los recitales, se llevaban a muchos hueones detenidos. Ahora ya no hay tantos atados con los pacos. Como que ya no pasan huevás heavy, porque los mismos thrasher se han puesto más tranquilos. Creo que los 80 fueron los mejores años del verdadero thrash, bien under, que rechaza la tele, los diarios, los medios masivos. Que no está ni ahí con nada. No sé qué pensará la demás gente, pero a muchos los tildaban como drogadictos «(Gallo M, The Clinic, 2010)

El primer recital que hubo en nuestro país,  fue  llamado “Death Metal Holocaust I” el día 28 de diciembre de 1985, en El Aguilucho, en donde bandas como Massacre, Pentagram, Rust, Crypt, Nimbrod y Belial serían parte del show. El día del concierto comienzó marcado por la incertidumbre debido a la precaria amplificación y puesta en escena, muchas de las bandas debieron llevar sus propios amplificadores y armar una batería con partes de varias otras. Alrededor de 200 Thrashres  asistieron esa noche donde el Metal fue el único y verdadero protagonista. Dando paso así, a  una escena musical mucho más profesional y consolidada.

Death Metal Holocaust 28/12/1985

La particular presentación de Necrosis en la televisión

Dentro del mundo del Metal Chileno, es imprescindible nombrar a otra de las bandas más importantes y precursoras en el Thrash, hablamos de Necrosis. Esta banda fue una de las pocas en lograr publicar un álbum en el año 1985. Este fue titulado como “The Search” siendo uno de los álbumes precursores en el Thrash Metal Chileno.

El éxito de esta banda se volvió cada vez más rotundo, por ende, comenzó a captar la atención de los medios. Hasta que, en 1988 les llega la invitación para participar en uno de los grandes programas del momento de la televisión chilena llamado Sábados Gigantes.

El día del show Necrosis interpretó “Kingdom of Hate”, terminado esto el animador del programa Don Francisco, en palabras generales solo se dedicó a burlarse de ellos, por su forma de cantar, su vestimenta y su apariencia. Además,  fueron  catalogados como rebeldes sin causa, sobretodo a los Thrashers que se reunían en el Gimnasio Manuel Plaza . Muchos se tomaron a mal la actitud y trato del presentador hacia la banda, pero aun así, no se puede negar que gracias a esta presentación, la banda logró mostrarle al público este movimiento el que cada día se tornaba más fuerte y que venía por mucho más.

La consolidación del Metal:

A pesar de todo, este nuevo movimiento logró de a poco irse consolidando. Grandes bandas surgieron como Dorso, Criminal, Atomic Agressor, entre otras varias. Trayendo variedad y lo más importante profesionalismo a la escena musical, los sonidos progresivos se fueron popularizando y puliendo hasta llegar a niveles nunca antes vistos. Con ello Chile comenzó a mostrase a niveles internacionales.

Chile se ha vuelto uno de los lugares esenciales a la hora de realizar conciertos, grandes bandas como Iron Maiden, Black Sabbath, Judas Priest, Megadeth, Kreator, Helloween, Slayer y otras más se han presentado en los escenarios más importantes de nuestro país. Con ello consolidando a nuestra nación como de las más influyentes e importantes tanto a nivel Sudamericano como Internacional en la escena del Metal.

Fuentes:

https://www.nacionrock.com/entrevista-con-anton-reisenegger-50-anos-fluyendo-metal-puro-por-las-venas/

http://www.theclinic.cl/2010/02/21/la-decada-en-que-chile-se-lleno-de-thrashers/

Por Nicolás Barría Zamorano

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *