CD REVIEW | Cannibal Corpse – Kill (2006): Un clásico del death metal moderno

El inicio de los 2000 fue un cambio radical para el mundo del metal. En el caso específico del death metal fue una época donde sus más emblemáticas bandas empezaron a evolucionar, como es el caso de In Flames o Arch Enemy.

Cannibal Corpse para el 2006 ya llevaba bastante rato con Corpsegrinder como vocalista que se unió a finales del 95, ahí estaban acostumbrados y lograron crecer y sacar discos legendarios de inmediato, pero “Kill” es algo especial.

En la primera canción “The Time To Kill Is Now”, que es bastante corta, se nota no solo una mejoría en la producción que es lo más obvio, sino también, una especie de renovación en el sonido, además de un espectacular solo de guitarra.

Se nota que la banda no ha perdido su esencia, pero también se escucha que buscan traer elementos del death metal que en ese momento era moderno e incorporarlo en su sonido, a pesar de que suena como Cannibal Corpse, en un tema como “Murder Worship” en la parte de instrumentos escucho cosas que bandas más nuevas de death metal estaban haciendo en ese momento.

En el tema “Five Nails Through The Neck” algunos riffs denotan el elemento de “modernidad”, aun así, la banda sigue sonando como siempre y es que incorporaron estos elementos de buena manera, mas cambios de ritmo y velocidad, riffs más armoniosos, etc.

El tema más brutal del álbum es “Infinity Misery”, es algo que nunca le había escuchado a Cannibal Corspe, eso de sostener un riff no tan rápido pero muy pesado por mucho tiempo, pero el mas grande siendo que es un tema instrumental, ha sido una grata sorpresa.

La razón por la cual esta banda ha tenido una carrera tan larga es que, se nota que aún tienen pasión y hambre por el buen death metal y cada disco tiene un trabajo arduo detrás y cariño, por supuesto.

“Kill” es, creo yo, un disco que debería tener mas reproducciones dentro de los fans del death metal, ya que, es una buena representación del sonido de este género en su estado más puro a la mitad de los 2000.

Por: Ignacio Bataller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *