Pasadas las 19:00 hrs. Fuera del recinto Blondie ya había algunos asistentes esperando a la apertura de puertas para ingresar y vivir una experiencia electrizante, llena de ritmo y baile, pero las puertas se abrieron con un tiempo de retraso casi pasadas las 19:30 hrs.

Foto por Benjamín Lopez
Foto por Benjamín Lopez

Una vez bajando al subterráneo ya nos esperaba DJ Pato Soto para introducirnos en el ambiente que nos acogería el resto de la velada, a pesar, de tener un retraso de al menos 15 minutos y de haber pocas personas dentro del público, la primera banda se presentó con toda la actitud y toda disposición sobre el escenario. D.R.A.G fue la encargada de abrir los fuegos en esta ocasión, con un sonido electro-industrial inundaron la sala solo  con un tempo algo más bajo que el acostumbrado en este estilo de música., comenzaron con “The Hypocrite” y rápidamente nos entregaron temas como “This is a revelation”, “All is lost” y “When everything begins to die”.  Una mezcla oscura y mística se formaba con el sonido en conjunto de las voces de Solange y Rodrigo junto con el sonido de los sintetizadores y la batería. 

Los fans que alcanzaron a presenciar su gran espectáculo disfrutaron, sin duda, de un excelente sonido con un toque gótico sin dejar la esencia de la música industrial de lado, por último finalizaron con “Inside” para luego agradecer a los presentes por su atención y retirarse para dejar paso al siguiente número.

Foto por Benjamín Lopez

En medio de cada presentación contábamos con a presencia de DJ Pato Soto para amenizar los minutos de espera, una gran elección fué la de solicitar su apoyo para esta noche, obviamente encajaba a la perfección y a más de una persona la hizo sacar sus mejores pasos de baile mientras esperaba a que la siguiente banda apareciera en el escenario.

Foto por Benjamín Lopez
Foto por Benjamín Lopez

En segundo lugar nos presentaron a AMMEN con una presencia más imponente y con un maquillaje negro en sus rostros llegaron al escenario con un sonido contundente y poderoso, el sonido del bajo y de la caja de la bateria retumbaban en el suelo y las paredes del recinto, con tal potencia que sentías el retumbar debajo de ti haciendo temblar el cuerpo de los pies a la cabeza.

Partieron con el tema “Cuando la piel no da”, apenas sonaron las primeras notas y la gente comenzó a bailar con más fuerza, contagiados por la misma fuerza que proyectaba su música. Era una presentación muy enérgica, tanto que el público se contagió de aquellas fuerzas invisibles y parecía que habían encendido una mecha  en ellos. Temas como “1312” e “Infanticidio” dieron continuación a su show y todos estaban disfrutando realmente sin excepciones, fue un poco lamentable que se sintiera demasiado corto,  ya que al poco tiempo de haber empezado a tocar anunciaron su último tema “Inquina” que es uno de los últimos sencillos publicados por la banda. Después de 4 o 5 temas dieron las gracias y se despidieron para dar la bienvenida al artista principal ya que al parecer estaban un poco retrasado igual que al inicio.

Foto por Benjamín Lopez

Por último pero no menos importante llegó NACHTMAHR a escena y absolutamente todos se prepararon para disfrutar del plato fuerte de la velada. Con “Nicht wie sie” desataron la locura en la Blondie, abrieron paso al baile y a los gritos de admiración así como también a los vitoreos y los coros gritados a todo pulmón desde distintos sectores del público,

Foto por Benjamín Lopez

La presencia de las dos hermosas chicas que acompañan a los integrantes brindaron mucha interactividad y movimiento al espectáculo. Las chicas bailaban, tocaban el tambor, danzaban entre ellas y jugaban con artículos llamativos tales como cadenas, palmetas y látigos dando un toque aún más sensual a su baile. En algún momento del show invitaron a tres afortunadas fans para hacerlas partícipes del juego sádico masoquista que interpretaban de tanto en tanto con su danza, las subieron al escenario y las arrodillaron para pegarles con el látigo mientras bailaban al ritmo de los beats.

“Feindbild”, “Weil ichs kann” y “Feuer frei” sonaron a continuación, durante ésta última canción las chicas sacaron unas pistolas de agua y lanzaron chorros al público. 

Nos regalaron una noche muy completa con canciones como “Schwarzflug”, “Liebe lust und leid”, “Dunkle wasser”, “Die strasse”, “Rache” y “Tanzdiktator”, nadie quería que el espectáculo terminara, todos bailaban con los brazos en alto, los que estaban más próximos al escenario se dedicaban a corear las canciones a todo volumen y todos tenían la mirada fija en las damas que acompañaban cada canción con una dinámica diferente.

Foto por Benjamín Lopez

Se notaba muy clara una conexión bastante cercana entre Thomas Rainer y el público, puesto que en más de una ocasión implementó el español en sus canciones para dar más familiaridad e incluso en un momento dijo el típico garabato chileno: “Conch**t*ma***e”

El espectáculo finalizó cerca de las 23:00 hrs. con la canción “Katharsis”, la cual dejó a la fanaticada tan prendida que después de que la banda se retirara se quedaron varios minutos pidiendo y gritando por una canción más, aunque lamentablemente por causas de tiempos no fue posible esa opción. 

Foto por Benjamín Lopez

De todas formas esta noche quedaría catalogada como una “súper fiesta” de la Blondie, sumamente inolvidable y repleta de baile, esperamos con ansias que esta instancia se vuelva a repetir y que podamos ser testigos una vez más de una fiesta de tal magnitud. Agradecemos a Atenea una vez más por hacer posibles experiencias como ésta.

 

Nota por Marlé Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.