Deafheaven

Ordinary Corrupt Human Love

Anti-. 2018

Desde sus inicios, Deafheaven ha sido una banda que ha sabido canalizar muy bien diferentes emociones, hoy toca reseñar su album mas melancólico. Álbum que de seguro no dejará indiferente a nadie.

A inicios del 2007, una joven banda francesa llamada Alcest, capitaneada por un delgado y pálido Neige, lanzaba su álbum debut titulado “Souvenirs d’un autre monde”, álbum con el que, con o sin intención, crearon un estilo en el que la estética lúgubre del Black Metal se mezclaba en perfecta sintonía con las texturas más suaves y etéreas, típicas del Shoegaze, generando así una simbiosis que al pasar los años se le denominaría Blackgaze.

Este género, gozó de gran vitalidad en el ambiente under del viejo continente; con el nacimiento de bandas como Woods of Desolation, Oathbreaker, Austere y un largo etcétera. Cada una de estas bandas agregó nuevos elementos que sirvieron para ampliar la “escena”. Sin embargo no fue hasta el año 2013, mientras que los padres del estilo coqueteaban con el dream pop, que estalló en popularidad, paradójicamente gracias a una banda americana de nombre Deafheaven, quienes lanzaron su segundo material de estudio titulado “Sunbather”.

Este álbum recogía todas las características de las agrupaciones más longevas del estilo y además, le agregaban unas líricas centradas en lo poético, además de un inconfundible sonido que recuerda a la estación más soleada de este lado del mundo, en contraposición de otras bandas que utilizaban el recurso de los fríos inviernos característicos de ese continente. El alcance fue tal que actualmente se le reconoce como el álbum definitivo de éste género.

Deafheaven

Han pasado varios años e incluso un tercer y excelente disco titulado “New Bermuda”, desde aquel “Sunbather”. Ahora toca escuchar lo que nos ofrecen en este cuarto álbum titulado “Ordinary Corrupt Human Love”.

Producido por el hombre que mejor conoce a la banda, Jack Shirley, quien ha estado detrás de cada uno de los discos de la banda y siendo el álbum mayor duración, este “Ordinary…”, se nos presenta como el más emocional de la agrupación, con canciones como “Near”, donde el lado “Black” se toma un break para dar rienda suelta a las influencias del «shoegaze», de proyectos como My Bloody Valentine o en “Night People”, donde George, frontman del quinteto, comparte las labores junto a la maravillosa Chelsea Wolfe.

Otro tema a destacar, es el que abre el álbum, “You Without End”, ya que a diferencia de anteriores openers, cambia los blast-beats por un arreglo de piano que nos pone en sintonía con el aura que recorrerá el disco a lo largo de sus siete tracks y aunque en su parte intermedia, George nos golpea con sus desgarradores gritos, no alcanza los niveles de agresividad presentado en las entregas pasadas, volviéndose así la primera muestra del cambio de perspectiva que la banda nos entregará en este nuevo trabajo.

Por supuesto, no todo es calma. Temas como “Canary Yellow” o “Glint”, demuestran la fuerza con la que cuenta esta banda y aunque no es tan bruta como en anteriores entregas, la verdad es que tampoco hace falta.

Se nota que la intención de la agrupación es presentar un trabajo más tranquilo, un álbum que toma su tiempo en crear esos momentos más violentos, crea pasajes calmos y delicados de manera más meticulosa sin sonar automatizado, sin perder un ápice de alma, creando atmosferas que se distancian bastante de anteriores entregas.

Este “Ordinary Corrupt Human Love” realiza los cambios suficientes en su enfoque como para resaltar dentro de su magnífico catálogo; es un disco que probablemente no tendrá el mismo impacto que su magnum opus; pero es un álbum más que competente a una discografía intachable, se siente la evolución natural de la banda y como ésta seguirá constante.

Aquellos que le dieron la espalda a Deafheaven por su propuesta, no cambiarán de opinión con este disco. Y es que a los de San Francisco poco o nada les importa el qué dirán y es por eso que en este disco han apostado por un cambio sustancial que solo enriquece su discografía y yo no podría estar más contento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.