COLUMNA | A 20 años de «Brave New World»: El álbum que hizo renacer a Iron Maiden

Un 29 de mayo del año 2000, la banda británica de Heavy Metal Iron Maiden publicaba su duodécimo álbum de estudio titulado «Brave New World«, trabajo que marcó el regreso del vocalista Bruce Dickinson y el guitarrista Adrian Smith a la agrupación.

A 20 años de su lanzamiento, queremos recordarlo con esta columna, analizando al detalle esta gran joya que nos entrega la Doncella de Hierro.

Brave New World”, tanto su título como el artwork están inspirados y constituyen un homenaje a la novela “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, representando a un futuro distópico en el que, ya desde la ilustración que lo acompaña, La Doncella de Hierro lo presume futurista, con un cielo amenazante que se cierne sobre una ciudad que avanza cada vez más despiadadamente sobre los recursos naturales. Toda una declaración de principios, consecuente con sus anteriores trabajos y, podemos afirmarlo ahora, con los que le continuaron.

 

ANTECEDENTES:

Con la partida de Paul Di-Anno, y lo que quedaba de la influencia hardcore en su álbum homónimo (1980) y «Killers» (1981), llegó uno de los vocalistas más reconocidos de todos los tiempos: Bruce Dickinson. El apodo de Bruce era «Sirena de ataque aéreo» y por una buena razón. Nadie en la escena del metal puede tocar esas notas altas como él. Su voz también era más adecuada para el sonido que Iron Maiden buscaba en «Number of the Beast» (1982), que fue el primer álbum con Dickinson en la voz.

Con esto, llegó la «Era de la Ópera Dorada» (1982-1988), que se destaca con razón, ya que Dickinson puede escalar su voz, que recuerda una actuación operística. Entonces, algo sucedió en 1990 con el lanzamiento de «No Prayer for the Dying«. Bruce perdió su voz de ópera, y la banda se estaba quedando corta en su actuación con mucho relleno en «No Prayer for the Dying» y «Fear of the Dark» (1992). Esto claramente no era una buena señal, y Dickinson dejó la banda para perseguir sus aspiraciones en una carrera en solitario.

La banda parecía haber comenzado a desmoronarse. Blaze Bayley reemplazó a Dickinson y el estilo musical cambió por completo. Solo hubo un par de canciones que fueron memorables en los siguientes dos álbumes, y parecía que la banda se iba a desvanecer. Con el cambio de siglo y un nuevo milenio, la banda dio un giro completo de 360 ​​grados que sin duda compensó todas sus deficiencias en los años 90.

BRAVE NEW WORLD: EL COMIENZO DE UN NUEVO SIGLO Y CICLO

«Brave New World» se llama su álbum «comeback» por una razón; La banda volvió a sus raíces originales. Una cosa que notas de inmediato es la voz de Dickinson. Parecía que su proyecto en solitario había resucitado su voz de la muerte. A diferencia de los lanzamientos posteriores, «Brave New World» tiene pistas realmente memorables.

La canción principal y el sencillo «The Wicker Man» es una de las mejores canciones que Iron Maiden ha compuesto. La canción tiene un riff memorable que recuerda a un riff mosh de medio tiempo de los años 80. Sin embargo, la canción explota posteriormente, lo que me tomó por sorpresa. El solo es increíble. Cuando el track se acerca al final, regresa al riff de balada inicial, que es una excelente manera de terminar la canción. El coro es muy pegadizo. De hecho, casi todos los coros son clásicos de Iron Maiden. Lo compararía con «Piece of Mind» (1983) con una pizca de «Somewhere in Time» (1986). Lo mejor de todo es que no hay rellenos como la mayoría de los álbumes a lo largo de los años 90.


El sonido de las guitarras es tan bueno como siempre, con Adrian Smith regresando a donde lo necesitaban. Los solos de Dave Murray fluyen como en los primeros años de Iron Maiden. El álbum se siente más armonioso que las obras anteriores. El trabajo es diverso en el sentido de que combina baladas potentes como «Blood Brothers» y canciones de thrash de medio tiempo que recuerdan a los 80, como «The Wicker Man«, «The Nomad» y «The Mercenary«. Algunas de las canciones son similares a «Fear of the Dark«, que comienza lentamente pero divagando, como «Ghost Of The Navigator«, «Brave New World» y «Out Of The Silent Planet«.

Una de las cosas que me molestó en el trabajo anterior, son los coros, ya que en el «Virtual XI» (1998), a menudo eran redundantes a lo largo de la canción. En «The Angel and the Gambler«, por ejemplo, uno de los coros se repitió alrededor de 22 veces sin mucha digresión en el tempo. Parecía que Iron Maiden rompió este mal hábito porque cada coro no se queda más que bienvenido en cada pista. La única pista que sentí que alargó un poco el coro fue «Out Of The Silent Planet«. Sin embargo, no fue tan repetitivo como ninguna de las canciones de «Virtual XI«, y tuvo un coro más pegadizo que compensa esta pequeña imperfección.

«Brave New World» es uno de los mejores álbumes de Iron Maiden y marca un punto de inflexión significativo en la carrera épica de la banda, que ha abarcado casi 45 años. También ha establecido un precedente para el regreso al «origen» en los próximos dos álbumes que son igualmente sobresalientes.

Altos: Casi todas las pistas son únicas y memorables a su manera. Sin embargo, «The Wicker Man«, «Blood Brothers«, «The Nomad» y «The Mercenary» son mis favoritos.

Bajos: Ninguno realmente. Una imperfección menor es el coro interpretado en «Out of the Silent Planet«, pero nada que pueda empañar al disco.

En pocas palabras: Iron Maiden  renació con el mejor álbum desde «Seventh Son of a Seventh Son» de 1988.

DATOS:

Por primera vez desde 1990, el álbum no se grabó en los Barnyard Studios instalados en la casa de Steve Harris en Londres, sino que se hizo en los Guillaume Tell Studios de París durante 9 semanas.

Fecha de lanzamiento:  29 de mayo de 2000
Sello: EMI (Reino Unido), Sony, Portrait Records (Estados Unidos)
Productor: Steve Harris y Kevin Shirley

Ingenieros de Sonido: Denis Caribaux, Kevin Shirley.

Mezcladores: Kevin Shirley.

Dirección: George Marino.

A&R: James Diener, John Kalodner.

Asistentes: Nicholas Meyer, Rory Romano

Tracklist:

1. The Wicker Man
2. Ghost of the Navigator
3. Brave New World
4. Blood Brothers
5. The Mercenary
6. Dream of Mirrors
7. The Fallen Angel
8. The Nomad
9. Out of the Silent Planet
10. The Thin Line Between Love and Hate

 

 

Columna por: Alejandro Torres Quezada

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *