Sin duda alguna que fueron 2 noches inolvidables para toda la fanaticada y el «KISS Army» de Chile. Los neoyorquinos, vinieron por fin a despedirse de Chile tras más de 2 años de espera debido a la pandemia del Covid-19.

Y es que, originalmente, el show se realizaría el 5 de mayo del 2020, cosa que no pudo ser, debido a las restricciones sanitarias vigentes en ese entonces. La espera valió la pena, ya que además, la banda nos regaló un show adicional en su agenda.

El 19 y 20 de abril, fueron jornadas inolvidables. KISS, regresó por fin a Chile a despedirse de sus fanáticos. Están ofreciendo su tour «The End Of The Road» donde repasan sus más de 40 años de trayectoria musical.

Con un éxito  como «Detroit Rock City«, con la banda bajando desde las alturas, comenzaba el show. Le siguieron «Shout It Out Loud» y «Deuce» sin dar descanso a los fans que convirtieron el Movistar Arena en una caldera.

Foto: Miguel Fuentes Olivares © The Fanlab

Fuego, mucho fuego, bombas de ruido, humo y vapor de hielo, fueron los ingredientes especiales del show.  Sólo KISS sabe hacer y ofrecerte eso. Debido a leyes chilenas y a la seguridad del recinto, los fuegos artificiales no pudieron utilizarse, pero, eso no quita que el show fue de alto impacto y uno de los mejores desempeños de la banda en nuestro país.

Vestidos con sus trajes clásicos, un Gene Simmons tocando como los dioses y una voz impecable de Paul Stanley. La batería de Eric Singer, sonando cañón y la guitarra de Tommy Thayer como sólo él lo sabe hacer.

Foto: Miguel Fuentes Olivares © The Fanlab

Ya por la mitad del setlist, nos ofrecieron clásico tras clásico, como lo es «Lick It Up«, «Calling Dr. Love» y «Tears Are Falling«.

«Psycho Circus» sonaba en el recinto del Parque O’higgins y en las pantallas de podía apreciar los impresionantes efectos especiales y audiovisuales que la banda nos ofrecía.

En la parte final del show, ya venía lo que todos estábamos esperando. Sonaba «God of Thunder» con un desplante espectacular de Gene, quien demuestra que KISS está más vigente que nunca y que es y será siempre una leyenda dentro del mundo del rock.

Foto: Miguel Fuentes Olivares © The Fanlab

Comienzan a sonar los primeros acordes de «Love Gun» y Paul Stanley, se lanza en una especie de canopy hacia el escenario B para interpretar esta canción y posteriormente el clásico inolvidable de 1979 «I Was Made for Lovin’ You«, la cual tuvo efectos visuales como «onda disco«.

Tras una breve pausa, Eric Singer al piano, para interpretar «Beth«, le da el toque de balada a la noche. Miles de celulares grabando ese momento.

Posterior a eso, otro clásico «Do You Love Me«. Ya con Paul, Gene y Tommy en el escenario. Globos gigantes descienden del cielo y la gente comienza a jugar con ellos, lanzandolos hacia todas las partes del Movistar Arena.

Foto: Miguel Fuentes Olivares © The Fanlab 

La fiesta se desata con el clásico que nunca pasará de moda. «Rock and Roll All Nite«, lo cual estaba dando fin al show y la despedida definitiva de KISS de los escenarios chilenos. Kilos y kilos de confeti, son lanzados, cubriendo todo el Movistar Arena de papel picado, el cual llegó incluso a las plateas altas.

La banda, agradece el respaldo y estos más de 40 años que los fans los han acompañado en su trayectoria musical. Hacen una reverencia y se van del escenario.

Foto: Miguel Fuentes Olivares © The Fanlab

Así termina un nuevo capítulo y a la vez el final de KISS en Chile. Fueron noches especiales, donde el  público chileno repletó los Movistar Arena y pudo disfrutar de la banda por última vez.

Si realmente es la última, sólo nos queda agradecer por todo lo que entregaron al rock durante todo este tiempo. Fue muy bonito ver a gente mayor, a padres con sus hijos y familias completas disfrutando el show. Caras maquilladas y hasta un niño con un cosplay de Gene Simmons.

Por: Alejandro Torres Q.

Fotos: Miguel Fuentes Olivares © The Fanlab

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.